14 mayo 2011

Terremoto de Lorca: ¿Quiénes construyeron edificios incumpliendo las normas antisísmicas?

La información sobre el terremoto de Lorca está coja. Hay mucho sentimiento, lo cual no es malo, pero en cuanto a datos reina el desierto.
Ciertamente, quien ha querido se ha enterado perfectamente del dolor de los afectados y de las dificultades que acarrea un grave desastre natural; también han sido prolijas las informaciones referidas a la movilización social e institucional en ayuda de los damnificados [que todo sea dicho, en términos generales ha sido ejemplar]; no menos abundantes han sido las reseñas sobre la presencia de las autoridades en la zona del desastre [si bien sobraban los candidatos a las elecciones ajenos a Murcia], y también ha sido notable el esfuerzo de la mayoría de los medios por informar de los aspectos científicos del suceso.
En el caso del seísmo que han padecido los lorquinos el caudal y la calidad de la informaciones difundidas han sido por lo general los correctos, al margen del amarillismo ya inevitable de demasiados medios.
Sin embargo, hay un asunto de alto interés del que apenas se habla y rara vez se escribe por motivos que es fácil inferir.
..
El silencio es la alfombra bajo la que esconden la porquería 
Una vez comprobado que la mayoría de los edificios dañados por el movimiento sísmico han sido construidos durante el bum inmobiliario [es decir, mucho después de 1973, año en que se aprobaron las primeras medidas antisísmicas que son de obligado cumplimiento en la construcción de inmuebles], toca identificar e informar de las empresas que aumentaron beneficios reduciendo costes a base de incumplir la legislación y la normativa vigentes en la construcción.
Los primeros que están ética y legalmente obligados a ordenar esas identificaciones y depurar posibles responsabilidades son los poderes ejecutivos (gobiernos local, autonómico y central) y judicial (empezando por el fiscal). Además, debido a que los derrumbes y colapsos han causado muertes bien podría darse el caso de que existieran responsabilidades penales más graves.
[Ver: "Los edificios de Lorca no deberían haberse caído", ha precisado el presidente del Colegio de Geólogos de España]
En paralelo, la ciudadanía, las organizaciones civiles, los partidos políticos y los medios que poseen infraestuctura informativa en la región murciana deberían empezar a ventilar los nombres de las sociedades y de los constructores que carecieron de escrúpulos con tal de reducir costes y engordar beneficios.
Y por descontado, interesa saber quiénes fueron los responsables públicos locales y autonómicos (técnicos y políticos) que muy probablemente miraron para otro lado cuando se construía a ojo de buen cubero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.