15 julio 2015

Bruselas y Berlín suspenden en geopolítica

El contencioso con Grecia amenaza con abrir otro butrón
en el ya débil flanco oriental del llamado mundo libre
..
Artículo publicado en Contexto.
Pasan las semanas, los meses, los años y lo más inquietante para el futuro de Europa no es la deuda griega, sino que los dirigentes de las instituciones implicadas en el episodio con sede en Berlín, Bruselas (Comisión Europea), Estrasburgo (Eurocámara), Fráncfort (Banco Central Europeo) y Washington (Fondo Monetario Internacional) se han atrincherado en sus despachos para luchar contra la realidad prescindiendo del futuro.
Los actuales rectores de la Unión Europea (UE) se han olvidado de la Historia y actúan cual ignorantes en geopolítica, pues atendiendo a ambas disciplinas urge analizar sin prejuicios el escenario construido en los últimos 15 años y corregir relaciones tan perversas como las habidas entre Grecia, la banca y la Eurozona.
De momento, sólo Estados Unidos —¡manda narices!— y cuatro países comunitarios han comprendido, siquiera parcialmente, la creciente importancia que tiene Grecia para el futuro continental.
Lo más chocante del asunto es que los merkelianos y sus servidores dicen defender a Occidente y el atlantismo, pero los hechos indican lo contrario; de modo que sólo caben dos explicaciones: la codicia los ha desnortado, o bien acusan una muy deficiente inteligencia política.
El clan del euro inacabado ha tensado la cuerda con Atenas con la finalidad de que la nueva izquierda griega acepte ser el bis del Pasok. Esa actitud, aparte de antidemocrática, amenaza con perjudicar gravemente la estrategia de seguridad del bloque atlantista.
¿A quién le extraña que EE UU siga tomando todas decisiones del llamado mundo libre sin tener en cuenta a la Unión Europea?
Hay cuatro razones para concluir que la Troika ha perdido el contacto con la realidad; desvarío que en el Pentágono y la Casa Blanca “agradecen” y aplauden puertas adentro.

1. Junto a Israel, Grecia es pieza
fundamental para Occidente
Grecia es un pilar fundamental del occidentalismo y del flanco oriental de la OTAN, a la que pertenece desde 1951; y ese rol es más importante desde hace siete años, cuando Tayip Erdogan (militante del islamismo en su juventud) inició el camino de regreso a sus orígenes político-religiosos.
La Turquía de Erdogan no sólo ha logrado establecer relaciones con todos los países de mayoría musulmana o mejorar las que ya mantenía —lo cual no es malo per se, al contrario—, sino que además ha establecido contactos cordiales con la mayoría de los grupos fundamentalistas, yihadistas incluidos.
El Gobierno turco es premeditadamente tolerante con el paso por su territorio de los pertrechos y las vituallas que permiten mantener activa la ofensiva de Estado Islámico en Siria e Irak. Sin olvidar que el petróleo que comercializa el califato debe salir por alguna vía; ¿o acaso Bruselas y Berlín creen que el califato exporta miles de toneladas de hidrocarburos en avión, sin pisar suelo turco?
Sólo los “expertos” dedicados a tranquilizar ellos sabrán qué y a beneficio de quién omiten subrayar esos y otros detalles para analizar la situación en el flanco oriental del Viejo Continente, donde Grecia no es un simple peón, sino un aliado capital.

2 Arde Mesopotamia, pero hay dos incendios más cercanos: Libia y Egipto
Grecia también es un pilar fundamental a la hora de mantener “el orden”, influir o si es necesario, intervenir en la costa oriental del norte de África, máxime con Egipto y Libia convertidos en sendos polvorines.
Estado Islámico dispone de milicias activas en el país del Nilo, así como “antenas” y secciones en los territorios donde también opera desde hace años Al Qaeda del Magreb Islámico. Pero Bruselas no aprende o no quiere aprender. Así quedó demostrado cuando Libia estalló en los morros de Europa a causa de las imprevisiones del clan del euro inacabado, que contribuyó a derrocar a Gadafi sin disponer de recambio.
El fuego libio arde libremente, su evolución es imprevisible y calienta el odio a Europa.
Hace unos meses, sin necesidad de remontarse más atrás en el tiempo, las milicias de Estado Islámico tomaron Sirte haciendo alarde de su poderío militar y los merkelianos no movieron ni un dedo, sólo musitaron cuatro generalidades porque estaban enfrascados en garantizar la salvación de las “bankias” y los “deutsche bankes”, aparte de muy preocupados ante la posibilidad de que algún medio escribiera o hablara demasiado de las responsabilidades de la banca transnacional en el tramposo aumento de la deuda helena, pues había que ocultar —entre otras barrabasadas— que Grecia posee más tanques por habitante que Alemania, el país donde se fabricaron los comprados por el PP griego para hacer la corte a sus hermanos germanos…
Lo que ocurriera en Libia importaba poco porque lo esencial era y es que no se difunda la evidencia de que la germánica eurozona es un pozo negro.
Sin dejar de mirar al flanco oriental del atlantismo, la Troika y el FMI cierran los ojos ante los contenciosos del Cáucaso y confían la resolución de la crisis de Ucrania a una coalición de gobierno con presencia de nazis que odian la democracia liberal y se ríen de los exquisitos formalismos de los eurocomisarios.
Ese rosario de incompetencias, inhibiciones y teatralidades revelan porque la Troika trata al aliado griego como si fuera prescindible. Y hay más, por ejemplo el conflicto latente en Transnistria, que puede reproducirse en cualquier momento con cualquier excusa y desestabilizar Moldavia, agravando por extensión la inestabilidad en Ucrania y los Balcanes.

3. Atenas puede paliar la miseria sin la UE vía Washington... o Moscú
Es falso que Grecia carezca de alternativas para el caso de que los merkelianos sigan agravando la miseria del país. Atenas tiene dos opciones para salir del pozo si la abandonan quienes más ayudaron a hundirla.
¿Será verdad que los estrategas que duermen con la puerta de Brandemburgo en la mesita de noche creen que Washington permanecerá cruzado de brazos si Grecia cae en la miseria y el caos subsiguiente?
¿Es posible que el clan del euro inacabado crea que la OTAN y Estados Unidos permanecerán impasibles si el Gobierno heleno rompe con la UE (por las buenas o por las malas) y recurre al país más poderoso de la cristiandad ortodoxa: Rusia?
¿Tan despistados son los rectores de la UE que se han olvidado de los históricos lazos económicos, sociales, políticos y religiosos que hubo (y hay) entre griegos y rusos, que incluso comparten enemigos seculares?
Pocas veces en la Historia ha sido tan necesario para el occidente europeo que Grecia sea estable, se sienta satisfecha de pertenecer al llamado mundo libre y colabore con el bloque atlantista.

Schäuble, ministro de Economía, y Merkel, en el Bundestag en 2014
4. Ocultan la trama de créditos
en negro artillados por la gran banca
Resulta patético comprobar que los gobiernos de la Europa rica y los medios "serios" que hacen la ola prescinden de un hecho capital: Grecia no ha quebrado porque gobierne Syriza, el desastre se inició hace tres lustros, cuando grandes bancos transnacionales, con Goldman Sachs a la cabeza, pusieron en marcha una operación clandestina para otorgar créditos no declarados al Gobierno griego con la finalidad de falsear las cuentas del Estado, engañar a Bruselas y al BCE para que el país entrara en el euro.
Esa es la causa del drama actual, no Syriza. Pero la canciller del Estado que jamás compensó a Grecia por desvalijarla en 1943-44 no sólo se enroca, sino que además tiene el descaro de dar lecciones de ética y rigor sin mencionar no ya a los robos del III Reich, sino evitando aludir a la banca transnacional que en comandita con Nueva Democracia (PPE) y con el silencio cómplice del Pasok (PSE) convirtió el Estado heleno en un negocio redondo.
Pasan las semanas, los meses, los años y todo indica que el simplismo de la ex ciudadana de la RDA es incurable, sólo así se explica que siga escuchando a Wolfgang Schäuble, el riguroso y cabal ministro de Economía que en 2000 tuvo que abandonar sus cargos públicos y partidarios porque ocultó haber recibido dinero de un empresario del sector armamentístico que para colmo era reo de evasión fiscal.
Pese a que su trayectoria cuestiona la honestidad política de Schäuble y pese a las ventas de abundante material militar alemán a Grecia para que se endeudara, amén de otras porquerías imposibles de resumir y de las operaciones financieras forzadas que carecían de racionalidad, los merkelianos dan lecciones de no se sabe qué.

Saben que Grecia jamás pagará la deuda; luego, ¿cuál es el objetivo?
Merkel y sus aliados saben perfectamente que aplicar una quita y reestructurar la deuda resultante es la única solución factible, la medicina más barata para todos y la que tendría menos efectos secundarios para la credibilidad de la moneda única.
Para desnudar la actitud destructiva de los merkelianos hay un detalle harto significativo: Washignton ha aconsejado a las instituciones de la UE y a la propia Angela Merkel que arbitren la quita.
¿Por qué se niegan y para colmo endurecen las condiciones de un rescate que sólo servirá para posponer el reventón?
Lo hacen en función de dos objetivos: uno, para derrocar al Gobierno de Tsipras y hundir a Syriza, y dos, para que los grandes bancos sigan cobrando intereses de la deuda más los intereses de los intereses.
El núcleo duro del Eurogrupo cuenta con poderosos aliados mediáticos, casi todos comprados o sometidos al control de grandes bancos. Estos días numerosos medios hablan o escriben de los problemas reales y de los inventados que viven los griegos, y de las supuestas perversiones y engaños a los que habría recurrido Syriza, pero prácticamente ningún medio convencional narra cuándo, cómo y por qué fue artillado el dislate hace tres lustros.
Casi todos los medios convencionales ocultan también que en 2010 el eje París-Berlín se negó a reestructurar la deuda griega para no reducir el volumen de negocio de grandes bancos de ambos países, y todos parecen no haberse enterado (o han olvidado) que el ISDA ya declaró insolvente al Estado heleno en 2012.
En ese escenario informativo más propio de Zimbabue o Birmania que de la UE, los “voceros” tampoco dicen nada del escenario geopolítico, ni del rol que juega el país heleno con sus mil islas ante los conflictos que se registran al este y al sur de la UE y para redondear, numerosos periodistas y comentaristas disciplinados cantan los méritos del ministro alemán que ha sido rescatado del ostracismo político al que había sido condenado por tener amistades peligrosas y por mentiroso.
En Bruselas y Berlín saben ocultar información e intoxicar a la opinión pública, y también saben apretar las clavijas para derrocar a un gobierno que ha destapado las miserias del euro inacabado, pero en cuanto a geopolítica, europeísmo y prospectiva son lerdos o irresponsables (conste que lo segundo es peor).
..
CON ANTERIORIDAD:
«Grecia no es el único país lastrado por la falsa Unión Económica y Monetaria».
TEXTOS relacionados:
«La banalidad alemana», por Gerardo Tecé, en CTXT;
«El veredicto de Jurgen Habermas sobre la deuda ante el acuerdo UE-Grecia», vía P36Andalucía, y
«Después del OXI: cuando los fuertes ya no son capaces de hacer cuanto pueden y los débiles ya no quieren sufrir cuanto deben», por A. Domènech, G. Buster y D. Raventós, en Sin Permiso.
CON POSTERIORIDAD:
«La Unión Europea como recluta de la OTAN», en Jaque al Neoliberalismo.

1 comentario:

  1. Evidentemente, la posición de Alemania no es la de encontrar soluciones. Trata de mantener un principio de autoridad ejemplarizante contra un gobierno de izquierdas griego y, por supuesto, instrumentalizar una Unión Europea al servicio de los intereses alemanes, o más precisamente, de los bancos alemanes, ya que los salarios en Alemania tampoco son para estar exultantes.

    Es muy significativo que Rajoy coseche tantos halagos de las autoridades de la UE cuando la deuda española supera al PIB. ¿Acaso esa deuda no les preocupa? La pasan por alto porque Rajoy es el mayor pelele de Merkel y se pliega a todas las exigencias neoliberales en perjuicio de sus ciudadanos. Lo mismo se puede decir de las valoraciones y los "ratings", que forman parte de la gran trampa, dirigidos por financieros que valoran sobre todo la adopción de su modelo neolib.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.