20 julio 2015

Odian a MadridVO porque están perdiendo el control de la información

La polémica que han organizado medios, periodistas (no todos, claro) y el "sindicato vertical" del sector, la FAPE, a propósito de la web Madrid Versión Original tiene trampa. Es una polémica carente de sustancia que ha cumplido el objetivo marcado por sus impulsores: alimentar la gigantesca ceremonia de la confusión que desde hace ya más un decenio caracteriza el mundo del periodismo.
Lo que preocupa a los impulsores de la campaña no es que el gobierno de una ciudad se dote de un instrumento para contrarrestar las abundantes mentiras y medias verdades que difunden ciertos medios, lo que realmente inquieta --¡cada vez más!-- a los propietarios de esos medios, a sus socios políticos y a parte de sus empleados es que están dejando de ser imprescindibles como "transportistas" de información.
La Red no sólo ha abaratado la distribución y la compra de noticias, conocimientos y entretenimiento, sino que además está ridiculizando las teorías que destilan las capillitas de intelectuales del sector [los gurús del periodismo políticamente correcto] y lo que es peor: internet está convirtiendo los mastodontes informativos en bichos inservibles, no en vano la única utilidad que esas maquinarias tienen para el sistema es crear hiperrealidad y abonar el borreguismo [subrayo única utilidad, pues como negocio son cada vez menos rentables y algunos ya son ruinosos].
Eso sí que les duele y eso es lo que explica la difusión de tantas estupideces sobre MadridVO.

Pulsar para ampliar
¿Acaso es la primera vez
que defienden su poder
y sus negocios a dentelladas? 
Los aparentemente "escandalizados" por MadridVO demonizan todo aquello que menoscabe sus prebendas (anti)periodísticas y todo lo que ponga en apuros sus negocios.
No seamos ingenuos, no ocurre nada nuevo: siempre han sido, son y serán atacadas con saña las iniciativas que restan "poder" informativo y político a los medios convencionales o de orden.
MadridVO ha servido para que artillaran otra de sus periódicas campañas en pro de la confusión. De un tiempo acá, debido a la irrupción de internet y al cansancio social que ha generado el ultraliberalismo económico [la versión más salvaje del capitalismo], necesitan navegar en aguas revueltas
No olvidemos tampoco que el escenario es (pre)electoral y que el mercado de la publicidad y las audiencias renquean, de modo que en aguas bravas pescan mejor y venden más fácilmente la ración diaria de basura.
Necesitan sembrar más confusiones y crear más y más polémicas, aunque sean objetivamente absurdas, ¡tanto les da!  
Dejando de lado esas y otras intenciones, hay dos aspectos del rifirrafe singularmente llamativos:
1. La todavía elevada cantidad de periodistas que se han "escandalizado", y
2. La vergonzosa actitud de la Asociación de la Prensa de Madrid.
Salvo los propietarios de medios y sus socios políticos, el resto de "escandalizados" son carne de cañón de dos fenómenos tan humanos como irracionales: no pensar y/o dejarse llevar por la corriente cual peces muertes.

¿Qué decir de los periodistas "escandalizados"?  
De los asalariados que se han "escandalizado" con MadridVO sólo cabe apuntar que es incomprensible que profesionales del ramo se opongan al derecho a informar u opinar de las personas físicas o jurídicas, sea un ayuntamiento, una empresa, un partido, un sindicato, una asociación de amigos del mus o el vecino de la esquina.
¿O acaso aspiran a secundar el criterio corporativista (y fascista) de que para comunicar públicamente algo, lo que sea, es obligatorio hacerlo a través de los medios convencionales u oficiales?
Prefiero pensar que padecen una especie de "enajenación transitoria", aparte de que haya, como siempre, los que han sido abducidos económicamente [decir comprados queda muy feo] y los también habituales peces muertos que arrastra la corriente, sea por comodidad o por cobardía ética, sin descartar los que asienten en privado o callan para no figurar en las listas negras que existen en los departamentos de personal de las empresas propietarias de grandes medios serios.
..
INFORMACIÓN relacionada:
La portavoz del Gobierno madrileño, Rita Maestre, ha precisado que la tarea fundamental de la web es «ofrecer la información original que dio lugar a una noticia que en su recorrido se ha modificado y contiene datos que no son exactos o que se pueden matizar».
Más detalles, en eldiario.es.

4 comentarios:

  1. Lo que no entiendo es lo que veo como un paso atrás, que (parece, según los medios) no se vayan a dar nombres de las personas/agencias/medios que metieron las noticias trufadas. Es más 'correcto', pero menos efectivo, y una web como Madridvo creo que debiera buscar la efectividad evitando que en el futuro mangoneen las noticias correspondientes. A lo mejor me estoy perdiendo algo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con lo que planteas. La web de "precisiones" que posee la CE desde hace 23 años acostumbra a citar la fuente o medio al que rectifica... ¡Y no pasa nada!
      No sé si MadridVO ha decidido mencionar (o no) a los medios a los que corrija o desmienta, pero tendrá que acabar haciéndolo porque de lo contrario ocurrirá algo similar a lo que acontece cuando un diario o una emisora informa de que en un restaurante de tal barrio o tal villa se ha registrado una infección alimentaria, de modo que al no identificar el establecimiento perjudica a todos los del lugar señalado.
      En fin, ya veremos, pero en todo caso la web MadridVO es perfectamente legítima, incluso aconsejable y conviene insistir en que no es anti medios, sino anti errores, tergiversaciones y mentiras, lo cual también es irreprochable desde un punto de vista periodístico.

      Eliminar
  2. Para los sembradores de bulos, los calumniadores, los "periodistas" de la noticia inventada, ha sido un día negro el del anuncio de la web MadridVO. Se les veía consternados. Como si se preguntaran:

    -¿Y qué vamos a hacer ahora, sin poder mentir ni inventar?

    Y el hecho de que las reacciones al anuncio hayan sido tan numerosas, tan extendidas, da la medida de hasta qué punto el "periodismo" degradado y venal se prodiga en este peculiar y singular Estado.

    Yo he leído de todo: acoso al periodismo libre, reinstauración de la censura por los comunistas (sic), inducción a la delación y al chivatazo... Como si la existencia de una web tuviese alguna capacidad para censurar o impedir que otros publiquen lo que quieran.

    Quizás Carmena debería haber añadido explícitamente: Señores amarillistas, ustedes van a poder seguir con sus bulos, sus conspiranoias, sus patrañas y sus invenciones. ¿Cómo podría detenerlas una simple web? Sencillamente, el Ayuntamiento procede a defenderse de las calumnias que se produzcan. ¿O tal vez lo que ustedes exigen en su desfachatez es poder difamar SIN QUE el difamado se pueda defender?

    Desde luego, esto último es lo que parece.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.