12 mayo 2017

Presidenciales francesas: la derecha golista cede el trono al FN y el PS, a los neoliberales

El único europeísmo que revitalizarán Merkel y Macron es el de la seguridad común
..
Los analistas "oficiales" siguen enrocados. Resumiendo y dejando de lado los adornos que utilizan, incluidos los más entretenidos u ocurrentes, resulta que la práctica totalidad de los medios convencionales han difundido análisis y crónicas que reducen el escenario y los protagonistas de las elecciones presidenciales francesas a un simple enfrentamiento entre un aplicado profesional de la política disfrazado de social-cristiano, Emmanuel Macron, y la huera patriota Marine Le Pen.
Ciertamente, del segundo personaje pocas cosas de interés político se pueden decir porque solo destila mensajes inequívocamente fascistas, muy pobres de contenido, sin concreciones y que en ocasiones son llamativos por graciosos, pues son un tanto "frikis" y de corte "naïf". A la postre, el único efecto real de la señora Le Pen ha sido hacer digerible la todavía semiescondida deshumanización que representa Macron.
Numerosos medios, columnistas y analistas han pintado el escenario político galo y los significados de Macron con trazos excesivamente gruesos, lo que en parte se debe al simplismo que asuela las redacciones de un tiempo acá; es decir, no han trivializado con intenciones aviesas sino por simple comodidad y también porque --no nos engañemos-- la vida política de los países extranjeros y sobre todo la geopolítica --también la que afecta a la Unión Europea (UE)-- venden cada vez menos en el mercado de la información de las Españas.
Pero los "grandes" medios convencionales si han simplificado con premeditación.
..
Pugna superficial, burda y desequilibrada 
La superficial, burda y desequilibrada pugna Macron-Le Pen ha inundado y sumergido casi todo, tanto que apenas ha dejado espacio para referirse con detalle al histórico hundimiento del PS francés; tragedia esta, por cierto, que se desarrolla desde hace varios años pero a la que, al igual que en el caso del PSOE, no se ha prestado atención mediática relevante hasta que el fracaso electoral ha sido muy acentuado, aunque menos inquietante para el futuro de las personas que el espectacular auge del Front National (FN); aspecto este, todo sea dicho, en el que los expertos en confundir y apagar fuegos han dado el do de pecho, convencidos de que todos somos idiotas pues insisten en la tesis de que el fascismo ha sido derrotado porque solo obtuvo el apoyo de uno de cada tres votantes.
¡Manda narices con la derrota!
La socialdemocracia y la periclitada derecha golista dispararían fuegos artificiales si hubieran sufrido tan doloroso revés...
En fin, los columnistas, comentaristas y tertulianos de los medios convencionales tampoco nada o casi nada dicen de la deriva neoliberal de la poderosa clase media urbana francesa, que ha demostrado estar dispuesta a dilapidar el sólido bienestar social que empezó a construir a inicios de los años cincuenta.
Y casi nada dicen tampoco de la penetración social del corporativismo filofascista y xenófobo que ha proporcionado al FN cientos de miles de votos de las clases trabajadoras (asalariados y autónomos).
Quizá para redondear, los analistas de orden también pasan de puntillas sobre las causas de fondo que provocan la sangría de cuadros que sufre el PS, que está perdiendo a decenas de buenos y capacitados profesionales de variadas disciplinas y lo que es peor: todo indica que el PS seguirá debilitándose y probablemente, muriendo.
..
[NOTA: Curiosa y significativamente, casi todos los medios parecen haber olvidado que el PS italiano feneció hace ya más de veinte años, en 1994; episodio que anunció el futuro que le espera a la socialdemocracia desleída --corrupta o no--, prueba de ello es que nada remedió la llamada Tercera Vía, que solo fue un éxito electoral perecedero.
Sin embargo, esas valiosas lecciones, máxime la italiana, son reiteradamente soslayadas por los analistas de los "grandes" medios y por todos los partidos socialdemócratas de la UE, ¿acaso alimentan la infantil esperanza de que si no se habla de los desastres es como si no hubieran ocurrido? 
Desde 2007 existe un bis del viejo PS italiano, que fue refundado pero repite renuncias y no levanta cabeza. Negarse a aprender es letal.
Sin olvidar el profundo declive por el que transita el otrora poderoso PASOK]
.. 
Macron admira el "éxito"
de la política laboral del PP
Nada o muy poco se ha contado en España de la política laboral que propugna el kenedyano Macron, cuyos criterios en esa materia ha sido descritos en numerosos medios franceses aludiendo al "ejemplo español".
Ese silencio tiene fácil explicación, pues para vestir de forma atractiva el neoliberalismo que salva Europa del fascismo (¿?) hay que evitar menciones a la precarización del empleo, a la pérdida de derechos económicos, a las privatizaciones y a todas las "venturas" con las que Francia ha sido bendecida con estas elecciones...
Sí, amable lector/a, la escabechina ejecutada por el PP en el mercado del trabajo hispano es un referente para los econometristas del equipo que ha diseñado el "proyecto Macron".
Para qué van a informar de eso, ¿verdad?...
En su afán por redondear el trabajo de manipulación, los analistas de orden han hecho circular la especie de que el candidato del Frente de la Izquierda (FdI), Jean-Luc Melenchon, es un peligroso extremista que vive fuera de la realidad o peor, pues los creadores de opinión mas experimentados en construir falacias [como son los maestros Marhuenda e Inda] han llegado a equiparar el programa del Frente con el modelo de la extinta URSS.
En ese aspecto el dislate informativo y el éxito de los mentirosos han sido mayúsculos porque han distorsionado la alternativa que representa Melenchon, que es un bis de la socialdemocracia clásica; más claro: el FdI propugna lo que defendía el PS cuando era lo que dice ser pero ya no es.
..
El europeísmo de Merkel y Macron no es "comunitarizador" 
Por último, es obligado reseñar que el triunfo de Macron abre la posibilidad de que el eje París-Berlín revitalice la vida institucional de la UE, tal como han enfatizado todos los medios convencionales y quizá contagiados, también casi todos los no convencionales.
Mas exageran. Según argumentan la mayoría de los analistas autorizados a escribir o perorar en los grandes medios, el triunfo del presidenciable neoliberal supone a su vez la derrota del anti-europeísmo.
Lo más curioso de esa teoría es que contradice la realidad al ocultar que la parálisis de la construcción europea, así como el desmatelamiento parcial de casi todas las políticas comunes se deben fundamentalmente al auge de las políticas económicas neoliberales, que entre otros criterios promueven la renacionalización de las economías, la preeminencia de los criterios financieros sobre los productivos (bajo la guía del FMI), y paralizar todas las comunitarizaciones vinculadas al trabajo, a las empresas y a las fronteras, tanto las físicas como las legales.
Berlín y París agitarán con mayor devoción la bandera de las 12 estrellas, seguro, y la vida institucional de la UE ganará parte del brillo perdido pero solo en asuntos de geopolítica que sean de interés para la estrategia de Occidente y de los EUA.
La pareja galo-germana forzará avances en materia de seguridad común (Defensa), esto está cantado y además lo hará en coordinación con la OTAN; pero poco más, pues las políticas que practican Merkel (PPE) y Macron (neoliberal de pura cepa) no son precisamente las más adecuadas para revitalizar el proyecto europeísta y mucho menos para construir la Europa de los ciudadanos.

2 comentarios:

  1. Félix, normalmente no me llega aviso de tus publicaciones por RSS. De ésta sí me ha llegado. Puede haber algún problema con eso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isaías, creo que el "problema" radica en que últimamente apenas escribo en el blog...

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.